Deslocalización

Actualmente, muchas grandes industrias trabajan con una red global de proveedores; algunos se encuentran a miles de kilómetros de distancia y a otros les imponen la condición ineludible de implantarse en las inmediaciones de las factorías del cliente. Además, se han extendido mucho los sistemas de trabajo just-in-time; las factorías sólo tienen stock de piezas para mantener en funcionamiento sus cadenas de montaje o producción durante unas horas y obligan a los proveedores implantados en la cercanía a mantener un stock de un par de días. Por otra parte controlan no solo a sus proveedores, sino también a los proveedores de sus proveedores. Así, por ejemplo, muchas empresas del automóvil no sólo controlan a su proveedor, digamos de los guarnecidos de las puertas, que es propiedad de otra multinacional, sino también al taller que provee a éste de los moldes para la inyección del plástico con el que se hacen los guarnecidos. En la cadena de proveedores llegan hasta el último de los proveedores que consideran críticos y así, por ejemplo, exigen al taller que la maquinaria con la que realiza los moldes sea de determinadas marcas que garantizan repuesto y plazo de reposición en caso de avería. Sigue leyendo